Publicidad para medios digitales

El marketing digital nació como respuesta a la necesidad de crear nuevas formas de vender en los espacios virtuales disponibles en Internet. Con el crecimiento de las redes sociales, además de la interacción directa entre consumidores y clientes, la publicidad nunca volvió a ser la misma de antes.

Publicidad en la era de Internet

Con el uso masivo de la autopista de la información, nace un consumidor más activo en las decisiones de compra y más exigente a la hora de invertir su tiempo en una película, serie o juego de casino. La reseñas online hechas por usuarios sobre productos y servicios demandan una publicidad más real y cercana con el público objetivo a quién va dirigida.

Con el crecimiento de los llamados influenciadores digitales, las marcas han encontrado una forma de publicitarse de una forma directa a sus consumidores. El marketing digital se ha encargado de lograr una comunicación en muchos casos personalizada con sus usuarios; ellos tienen la posibilidad de elegir y por eso, son tratados de la mejor manera posible. La era en donde la publicidad imponía patrones de consumo masivo y una única forma de ver las cosas quedó en el pasado.

Con un mundo más global, la industria del cine y la de los videojuegos han apostado a mercados que hace treinta años eran prácticamente invisibles en los comerciales de televisión tradicionales y con los que muchos crecieron. La publicidad online maneja conceptos que pueden ser captados por diferentes audiencias, culturas e idiomas.

Todo es más accesible, la comunicación es más estrecha y abarca todos los medios digitales disponibles. Eso hace que la calidad visual del material publicitario sea superior y que los formatos o plataformas se vean en la necesidad de innovar cada día. En conclusión, hay consumidores más despiertos, marcas más cercanas y la voluntad de generar vínculos que no terminan cuando el cliente hace la compra.