La publicidad en las salas de cine

Durante muchos años, el cine y la publicidad han sido la dupla ganadora de las marcas que desean dar a conocer sus productos y servicios a los espectadores que asisten a una sala de cine. Personas de todas las edades, idiomas y culturas se reúnen allí por más de una hora para desconectarse de su rutina y disfrutar. Muchos anunciaban que con la llegada de las plataformas que comparten contenidos audiovisuales en Internet, ir al cine sería algo del pasado, pero aún continúa la magia.

Los comerciales en las salas de cine

En muchos países de América Latina es más económico pautar publicidad en las salas

de cine, que en la televisión abierta. Por ello, muchas marcas aprovechan esa ventaja y publicitan sus productos antes de comenzar la película. Los comerciales son especiales para el formato de cine y con el auge de las redes sociales, invitan a los espectadores a interactuar una vez hayan salido de la sala, mediante concursos, aplicaciones para teléfonos inteligentes y eventos especiales.

La publicidad en el cine ha evolucionado a la par de la tecnología, y se adapta constantemente a los cambios que ocurren en el mundo, a nivel de salud y nuevos hábitos. Ahora sería algo extraño, y tal vez polémico, ver un comercial de cigarrillos en el cine; sin embargo, hace treinta años era algo normal, incluso, las personas podían fumar dentro de la sala. Muchos son los productos que se anuncian antes de comenzar la película, entre ellos están los productos de consumo masivo como gaseosas y alimentos.

Los comerciales de cine que contienen la temática del filme que va a proyectarse, tienen una gran aceptación entre los espectadores. Bien sea entrevistando a los actores u ofreciendo los productos derivados del éxito de taquilla. Tienen un gran impacto publicitario, sobre todo en los niños, ya que la industria de la juguetería también va de la mano de la publicidad y el cine.